alt-j -future beat

 

Cuando la revista NME dice que una banda “hace que la geometría suene sexy” y el periodico The Guardian que “su música es suficientemente rica y estrafalaria para igualar el lado literario e evocador de las letras”, sabes que merece una escucha más que por encima. Y es sólo una pequeña parte de las buenas críticas que ha suscitado el primer álbum del cuarteto de Inglaterra Alt-J, An Awesome Wave.

Graduados en la Universidad de Leeds, estos cuatros chicos (con una historia y un sonido que recuerda a nuestros queridos Django Django) se instalaron en la ciudad de Cambridge para dar la luz a un disco potente con composiciones complejas pero catchy, un sonido electrónico y orgánico; todo vistiendo la voz nasal y profunda de Joe Newman, su front man de mirada cautivadora.

El disco-viaje anti-zapping abre con Intro en un juego de teclado que crece por capas de guitarra y batería, hasta culminar con los vocales llamativos de Newman preparándonos para el segundo tema, Interlude I, y sus letras literarias en hermosas armonías a cappella. Luego llega Tessellate (la forma geométrica del panal), una invitación irresistible llena de sensualidad rítmica que suena en Radio Gladys Palmera. Breezeblocks con sus cambios cameleonescos entre groove, electrónica y el llanto final repetido “Please don’t go, I’ll eat you whole, I love so” que recuerda el libro infantil Donde Viven Los Monstruos, demuestra perfectamente la inquietud artística y talento de este cuarteto, capaz luego de pasar a otro Interludecompletamente acústico sin cuestionamientos ni hesitaciones.

Igual que el sonido construido por capas que salta de un género a otro, las canciones están repletas de referencias como Mathilda, que habla del personaje de la película de Luc Besson, Léon. Pero nunca parece afectado. Al revés. El debut de Alt-J (las teclas de la forma delta en un Mac, por si acaso no lo habían entendido) es una obra refrescante, sincera y muy prometedora.

Marushka

 

Leave a Reply