Los colombianos Bomba Estéreo se adentran en irresistibles terrenos bailables con ‘Elegancia tropical’ 

bomba_estereo_eleancia_tropical_future_beats

 

“Yo soy caribbean power, elegancia tropical, que se mete en tus sentidos, que no te deja parar”, canta Liliana Saumet en Caribbean Power, y la verdad es que no es mal resumen de este segundo largo de Bomba Estéreo. El grupo colombiano triunfó merecidamente con Fuego, una incendiaria proclama de cumbia electrónica, agradecido género bastardo que ha hecho fortuna en los últimos años en Latinoamérica y también fuera de allí.

La aproximación de Bomba Estéreo en Estalla (2008) tenía mucho de orgánico, algo que se repite en este Elegancia tropical, que aunque más electrónico, sigue teniendo en la muy caribeña voz de Saumet su columna central. También se aprecia en los bogotanos una intención contemporánea, no tiene el ánimo retro -a veces un tanto irónico- de otros cumbieros modernos. Elegancia tropical es aquí (Colombia en su caso) y ahora (2012).

La hipnótica Bosque inaugura el álbum al estilo del aterciopelado downtempo de unos Thievery Corporation, y con la celebratoria (y conminatoria) Bailar conmigo ya entramos a ritmo de cumbia en la dimensión bailable que recorre gran parte del disco. “Yo lo que quiero es vacilar”, canta Li Saumet, firme y sensual en esa canción, igual que en la siguiente, El alma y el cuerpo, primer single y probablemente de lo más pop del álbum.

Bomba Color4

Pure Love supone pisar el acelerador del baile con una sorprendente -¡y dura!- base electro-techno y citas a Bob Marley o Lennon y McCartney. Una línea similar, atemperada por el rapeo de Saumet y el brasileño B Negão, a la de Rocas y, sobre todo, la potente Caribbean Power. Después, los luso-angoleños Buraka Som Sistema se llevan Mozo totalmente a su oscuro y nocturno terreno. Estos cuatro temas de la parte central del disco funcionan casi como una minisesión de electrónica latina. Habrá a quien le resulten demasiado duras canciones como Pure Love o Mozo, pero mantienen la esencia mestiza de Bomba Estéreo, que a pesar de hacer hincapié en la electrónica han conseguido seguir sonando a banda con instrumentos reales en este variado disco. Pájaros, por ejemplo, es más psicodélica, circular, mientras Lo tengo que decir ve a Saumet convertida en la mejor discípula de La Mala Rodríguez.

En Elegancia tropical la cumbia es menos protagonista y no hay una bomba como Fuego, con la percusión afrocaribeña echando chispas y esa agresividad casi punk. Aquí ponen el acento en la parte digital, bailable, con ocasionales excursiones más psicodélicas, hip-hoperas o melódicas, pero cumpliendo siempre con el lema que da título al disco.

Darío Manrique

 

 

Bomba Estéreo Elegancia tropical (Polen Records, 2012)

Leave a Reply