Pili Pili Sur Un Croissant Au Beurre no es una receta de cocina sino una metáfora de la vida de Gaël Faye. Nacido en Burundi, exilado en Francia a la edad de 13 años en el momento del terrible conflicto entre Tutsis y Hutus, miembro del grupo de hip hop Milk, Coffee & Sugar y, ahora, artista en solitario con su primer álbum Pili Pili Sur Un Croissant Au Beurre  (Motown France, 2012)

Gaël_Faye_Future_Beats

Actualmente estás presentando este álbum al público en Francia, hace poco estuviste de telonero para el concierto de Nneka en la sala parisina L’Olympia ¿Cómo adaptas este álbum en el escenario?

Ha sido una apuesta ambiciosa porque el álbum fue grabado entre Buyumbura y París, y trabajé con una treintena de músicos que tocaban de forma completamente acústica. En el escenario hacía falta intentar reproducir el sonido del álbum sin tantos músicos pero tengo la suerte de estar acompañado por Guillaume Poncelet, un arreglista con quien ya había trabajado con Milk Coffee & Sugar. Con él hicimos unos arreglos para la otra persona que nos acompaña, Mister Sacha, un guitarrista que toca también el kora, el saxofón, el teclado, algo así como un hombre orquesta. Cuando tenemos un poco de presupuesto añadimos una sección de metales y un percusionista.

Hablemos del álbum, un disco que emociona a diferentes niveles. Por ejemplo, personalmente me impactó mucho al escuchar los temas A-France y Je Pars por primera vez por su forma y temática: el desarraigo, el racismo, la corrupción, la inhumanidad de la metrópolis. ¿Fue una necesidad para ti hablar de todo eso en este disco?

Sí, es completamente eso, una necesidad. Creo que hay una gran parte de psicoanálisis en este proceso. Cuando hablo del mestizaje, por ejemplo. El hecho de ser mestizo y estar conviviendo entre dos culturas ha sido complicado en mi vida, además la relación entre Ruanda y Francia es una historia tumultuosa. Sabemos que Francia apoyaba a los responsables del genocidio en Ruanda y para mí, que soy hijo de madre ruandesa y padre francés, ha sido complicado vivir con estas dos identidades. Lo mismo pasa con el tema del desarraigo.

Me doy cuenta que cada uno tiene su propia historia, que a su vez se inscribe en otra más grande y aunque hablo de una realidad personal toca también a los demás. El lugar y la fecha cambian pero las experiencias son comunes. Espero siempre poder abrir puertas y tocar las sensibilidades de la gente, es por eso que escribo y que hago música. En este álbum hay un mensaje que puede ser difícil de entender: estoy a favor de que cada uno afirme su diferencia, porque cada uno tiene su vida y es importante estar bien con su singularidad.

Cuando digo “Soy franco-ruandés” estoy aludiendo a mis orígenes. Así existo. Está claro que es eso lo que me constituye, pero igualmente tengo el deseo de superar las adhesiones para encontrarme en la humanidad, nada más. Estas dos posiciones pueden parecer opuestas pero, al contrario, creo que cuanto más se conoce, mejor nos acercamos al otro.

Es también la idea de este álbum. Muchas veces se habla del mestizaje y de la globalización con la idea de diluirlo todo y convertirse en una cosa cambiante. Sin adhesión y sin referencias. Me parece una lástima y no es la idea que tengo de este mundo mestizo donde vivimos. Creo que hay que afirmar quienes somos para poder encontrar al otro con serenidad.

Gaël_Faye_Future_Beats03

Otra cosa que dices en A-France es “dale un beso a mi padre, dile que en Francia ya no estoy creciendo, dile que me estoy volviendo viejo” Una sentencia matadora. Entonces por qué te quedas?

Es precisamente el drama del exilio. Para mí, si te exilias una vez, te exilias para siempre. La idea del retorno es muy complicada porque hemos idealizado un mundo que ya no existe. Creo que el ser humano habita más bien el instante que el espacio. Cuando dejé Burundi me decía, “volveré porque es mi país y es allí donde quiero hacer mi vida”.

Me fui porque estábamos en guerra. No fue una migración, fue realmente un exilio, un desarraigo, un desgarro… pero con el tiempo y a pesar de mi mismo, he empezado una vida aquí (en Francia) y cuando vuelvo a Burundi tengo ganas de reencontrar las mismas sensaciones de hace años, pero este Burundi ya no existe. Mi vida está hecha aquí y allá, porque mientras que estoy aquí estoy también allá. Por eso digo que vivo en “A-France”, una mezcla de África y Francia, un espacio que existe en mi cabeza. Eso es lo duro del exilio, uno piensa que se va un tiempo pero realmente se va para siempre.

Estás maravillosamente bien acompañado en el disco. Con Bonga, la voz de Angola, que canta en el tema President, quizás el corte más político del álbum. ¿Cómo hiciste para tenerlo a tu lado?

¡Es un milagro! Es cómo cuando tiras una botella al mar. Escribí este texto y oía la voz de Bonga. Sabía que Bonga ha sido siempre muy comprometido políticamente hablando.

Le envié la canción a través de sus agentes, pensando “nunca se sabe” La cosa llevó su tiempo, varios meses, pero al final la canción llegó a sus oídos. Le gustó y quiso encontrarse conmigo. Creo que le gustó nuestro encuentro y la conversación que mantuvimos. Al día siguiente me dijo: “Envíame un billete. Estoy en Lisboa, vengo a París y hacemos la canción”.

Para mí sigue siendo algo irreal, fue uno de los grandes momentos de mi vida porque escuchábamos a Bonga en casa cuando era pequeño y trabajar al lado de una gran voz africana, una gran voz de la música, ha sido algo muy grande.

Existe una tendencia dentro de la industria para recuperar las formas más antiguas de grabar buscando un sonido analógico, muchas veces con la intención de publicar los discos en vinilo. Existe también el público que recupera esta sensibilidad para dichas publicaciones, una sensibilidad que hay que cultivar en los jóvenes. ¿Dónde te sitúas dentro de esta corriente?

Soy lo que se puede llamar un viejo tonto, o sea compro cd’s, me encantan los vinilos… es cierto que la gente ha tenido comida basura durante demasiado tiempo y ahora tiene ganas de comer biológico, de redescubrir los verdaderos sabores.

Hay una diferencia evidente entre escuchar un MP3 en el iPhone con unos malos auriculares, y luego escuchar el sonido del vinilo a través de unos altavoces de buena calidad, sobre todo si el artista se empeñó para tener una mezcla y una masterización de calidad. Si  además el proceso es analógico, se nota mucho la diferencia.

Creo que es el caso desde el primer álbum de Milk Coffee & Sugar. Éramos un grupo entre miles en Francia, pero cuando publicamos el disco invertimos todo el dinero en la mezcla y la masterización. Buscamos a la misma persona que masteriza los discos de The Roots y D’Angelo, fue muy caro pero sabíamos que así podíamos destacarnos.

Gaël_Faye_Future_Beats02

Tus textos están extremadamente bien escritos. ¿Eres alguien que escribe sin parar? ¿Tienes suficientes textos para 20 álbumes más o te cuesta enfrentarte a la hoja en blanco?

Me cuesta escribir, o más bien me cuesta encontrar el enfoque. Tengo muchísimas ideas pero tengo que encontrar la manera de transcribirlas en canciones. Por ejemplo, tardé diez años para encontrar las palabras para A-France. Se trata de temas muy personales y difíciles, pero tampoco quería que el disco fuera un diario íntimo.

Cuando se escribe una canción se busca siempre un equilibrio, tiene que hablarle a los demás, tiene que ser musical… lo complejo es cómo dar forma a todo eso pero una vez que está claro en mi cabeza sale rápidamente.

Estás haciendo la promoción del álbum Pili Pili Sur Un Croissant Au Beurre, publicado con Motown France. ¿Has firmado un contrato para varios álbumes? ¿Podemos esperar algo más el año que viene?

Hemos firmado para este álbum y también para el próximo álbum de Milk Coffee & Sugar. No tengo ambición para hacer una carrera en solitario, este álbum fue un paréntesis. Igual que mi compañero en Milk Coffee & Sugar, Edgar, quien ha estado escribiendo novelas. A veces tenemos ganas de explorar cosas en solitario y eso nos hace más fuertes cuando nos reencontramos. Estamos grabando maquetas para el álbum y se publicará con Motown France también. Será otra cosa, otro color, porque es la expresión del encuentro entre nuestras personalidades.

¿Será para el año 2013?

No sabemos, no vamos más rápido que la música. Cuando podamos decir que está listo lo publicaremos pero si hace falta tomarse más tiempo, lo tomaremos. Mientras tanto iremos publicando singles y EP’s.

Ayer terminamos una canción sobre Nigeria porque las compañías petroleras allá, incluso Shell, están haciendo mucho daño. Hay oleoductos que se han roto y en consecuencia los pescadores no pueden trabajar, los niños nacen deformados o con problemas graves de salud. Escribimos una canción que se publicará individualmente, para ayudar a las asociaciones que luchan contra eso. Estamos siempre escribiendo e informándonos sobre el mundo que nos rodea.

Gaël, tenemos que dejarlo aquí, muchísimas gracias por tu tiempo.

Gracias a ti, es raro tener una entrevista interesante con preguntas bien formuladas.

Mucha suerte con tus proyectos, tanto como Gael Faye que como Milk Coffee & Sugar, estaremos pendientes de todo lo que sale de ambas partes.

Lo mismo para ustedes, en Burundi decimos Komera.

Marushka Vidovic

Octubre 2012

 

 

1 Comentarios

  1. Pingback: Para los que hablan espanol | Gael Faye

Leave a Reply