Natalia Clavier se aleja de la sombra de Thievery Corporation con un variado álbum de pop global producido por Adrián Quesada (Echocentrics, Brownout). Te ofrecemos la descarga gratuita de uno de los temas del disco

natalia_clavier_lumen_future_beats

A Natalia Clavier la conocemos principalmente por prestar su voz para la música de Thievery Corporation o de su pareja, Federico Aubele. Con su segundo álbum en solitario -el primero para Nacional Records, primero fuera del sello de Thievery, ESL- se puede hablar de la confirmación de una voz brillante en la escena latina.

El único pero es que el factor latino, precisamente, se encuentra diluido en este Lumen, en el que la mitad de los temas (6 de 12) están cantados en inglés. Parece que en esos casos la voz de Clavier pierde personalidad, pero por fortuna ninguna de las canciones cae en el cliché genérico, y eso es difícil, dada la variedad presente en el álbum. Pongamos por ejemplo Trouble, un tema de soul retro con una base acelerada, unas inflexiones vocales y una trompeta caribeña que la alejan de una producción estándar de, digamos, Mark Ronson.

La coherencia de esa camaleónica heterogeneidad (hay soul, reggae, sonido 60’s, electro, trip-hop) se debe a la soberbia producción, ligeramente downtempo, de Adrián Quesada. Él es también el cerebro tras los Echocentrics, que aquí intervienen en la canción más atractiva, un Adiós que refulge con un órgano psicodélico de aires exóticos (¿camboyanos? ¿etíopes?) y un aire racial en la forma de cantar de Clavier que no desentonaría en una producción de Las Grecas. Otro teclado sesentero domina la evocadora This Love.

Otra de las grandes sorpresas es Nada, producida por Ticklah, un reggae que, junto a Si amor llega, es lo más parecido a lo que la argentina ha hecho con Thievery Corporation, mientras que El tren, recuerda a los primeros Portishead o Volar remite a Aterciopelados.

No pretendo con estas comparaciones destacar una presunta falta de originalidad en la música de Natalia Clavier. Al revés: se trata de subrayar su capacidad (y la de Quesada) para navegar en la diversidad, en una suerte de pop global creado con buen gusto. Si en futuras grabaciones Clavier se centra en cantar en castellano, su propuesta seguramente ganará en fuerza.

Darío Manrique

Natalia Clavier Lumen (2013, Nacional Records)

 

A continuación puedes esuchar y bajarte “Adiós”, uno de los cortes del nuevo álbum en el que Quesada suma a Echocentrics

 

Leave a Reply