R&B, Detroit, Memphis, Rockabilly, sencillos de 7 pulgadas, ¡Raymond Chandler!: Nick Waterhouse entra en escena.

nickwaterhouse_future_beats_bw

 

No es el único artista en reivindicar, reconstruir y hacer suyo el sonido de los viejos sencillos de R&B, tampoco ha sido el primero ni será el último en vestirse y peinarse como quizás su abuelo lo haría un sábado por la noche hace cincuenta años. Pero Nick Waterhouse es más que un tipo disfrazado posando con un micrófono Electrovoice en una foto en blanco y negro.

Hay algo nuevo y fascinante en la propuesta de este americano de 25 años nacido en Santa Ana. Green Onions, Ray Charles y Ray Chandler le cambiaron la vida. El tema de Booker T and The MG’s fue el motor de acción que le animó a componer su propia música. La obra de los dos Ray asegura que le impactó de forma visceral desde su descubrimiento y que a menudo vuelve a los discos de Charles y a los libros de Chandler para descubrir siempre algo nuevo.

Creció en Orange County y se trasladó a San Francisco durante siete años planeando según  declaró el pasado año a Paradigm Magazine el plan perfecto para grabar el tipo de discos que siempre le gustaron. Y para ello Nick parece tener muy claras algunas cosas. “Hay mucha gente de mi generación que cree estar siendo creativa, pero no hay esfuerzo ni una reflexión. Todo el mundo es minero, pero sólo unos pocos dan con el oro. La MTV, por ejemplo, contribuyó a proyectar una imagen distorsionada de la figura del artista. Como si no existiera el compromiso total con el trabajo y las obras se pudieran gestar sin pensar demasiado”

Nick Waterhouse asume que su fascinación por la música de los 50  es, en gran medida, romántica. “Creo que la gente, en cualquier periodo de la historia, mira al pasado de esa manera. En 1917 T.S. Eliot iba de un sitio a otro diciéndole a todo el mundo que el mundo nunca fue tan apasionante como en el siglo XVII. Hoy en día la identidad de nuestra generación es difusa, se fragmenta cada vez más a través de las tecnologías de la información”

Para Nick es tan importante el contenido como la forma. Las letras de los temas surgen de forma espontánea al componer la melodía. Y otorga una importancia decisiva a los arreglos y la manera en que su música se ha de ejecutar y registrar.

“Utilizo micrófonos y componentes en mis equipos realmente muy antiguos. La mayoría del sonido directo de hoy en día es antinatural y enfático en determinadas frecuencias que alguien, allá en los 80, decidió que eran las adecuadas para escuchar”.

Su álbum, Time’s All Gone es uno de nuestros favoritos del pasado 2012 (Innovative Leisure,2012). Y también su producción para The Allah-Las Allah-Las (Innovative Leisure, 2012)

Puedes leer y escuchar (en versión original y doblada) la entrevista completa que nos brindó Nick Waterhouse en este enlace

Alex García

 

 

Leave a Reply