Pokey LaFarge: El Orgullo de Saint Louis

Su disco homónimo es una gozosa colección de canciones nuevas compuestas a imagen de la vieja música estadounidense de entre los años 20 y los 40.

Pokey_LaFarge_futurebeats

Se podría decir que lo que hace Pokey Lafarge (Bloomington, Illinois, 1983) es música estadounidense pre-rock & roll, pero siendo más exactos sería lo que en su país llaman pre-war music: folk, country, cajun, blues rústico, algo de jazz temprano… Todo, entre los años 20 y los 40.

“Era, en sentido general, la música folk de entonces. No entraba en la categoría del pop de la época, salvo algunas cosas de jazz. Estaba en el underground”, cuenta Lafarge antes de su reciente concierto madrileño: “Raras veces la música folk de ningún país ha sido pop, porque los que controlan la industria han desvirtuado la música al empaquetarla como pop, y yo quiero que la música sea 100% auténtica”.

Pese a su juventud, su último disco, homónimo, es ya el quinto, aunque es con el que ha recibido la atención merecida, gracias entre otras cosas a su vinculación a Jack White, con cuyo sello Third Man Records se edita. “Él me escuchó en una emisora de Nashville hace tiempo y se puso en contacto conmigo”, explica Lafarge: “Hace tres años ya grabé para Third Man un 45 [Chittlin’ Cookin’ Time in Cheatham County]. Luego colaboré con él en su disco en solitario, Blunderbuss, nos fuimos de gira juntos tres semanas, hicimos unas canciones para la BSO de El llanero solitario… Es un caballero, alguien muy centrado en el trabajo, en la música, con un hambre infinita por seguir desarrollando su oficio”.

Pokey_LaFarge_futurebeats3

Lafarge, que se ve a sí mismo como “un embajador de su país”, también es gran propagandista -en canciones como Central Time- de las virtudes de su tierra, el Medio Oeste. Aunque vio al luz en Illinois, es de Saint Louis (Missouri), la tierra que vio nacer a Chuck Berry o Josephine Baker. “También Ike Turner y Miles Davis eran de allí, aunque es más una ciudad de béisbol, de grandísimos jugadores. Uno canta sobre lo que conoce, y Saint Louis es parte de los cimientos de mi vida, no se puede esconder lo que uno es. El Medio Oeste tiene algo de España, no hay pretenciosidad. Creo que la gente en España es muy accesible, simpática, con los pies en el suelo. En el Medio Oeste somos parecidos. Vas a Nueva York, Boston o California, sitios que me gustan y tienen su sabor especial, pero no son tan amables o accesibles como en el Medio Oeste. También es una zona de clase obrera, de gente dura que trabaja mucho. Estoy orgulloso de donde vengo”.

Tanto su sonido como su aspecto (parece un currante de los años 40 vestido de domingo) son una salto atrás en el tiempo, pero en sus canciones Pokey Lafarge trata temas relevantes en la actualidad. Es el caso de Close the Door, que en clave de humor negro habla de la necesidad de un sistema sanitario universal y gratuito en EE UU: “Lo que está haciendo Obama no es la solución definitiva, pero sí un primer paso. Somos un país de 300 millones de personas y es difícil que nos pongamos de acuerdo para un tema así, pero el objetivo debería ser hacer algo sostenible en el tiempo”.

Pokey_LaFarge_thirdman_futurebeats

La música estadounidense de pre-guerra está viviendo cierto revival en los últimos años, gracias en parte a la serie Boardwalk Empire, para la cual Lafarge grabó Lovesick Blues, tema popularizado por Hank Williams, pero que el cantante se apresura a puntualizar que se inspiró en la versión previa de Emmett Miller. “Aquello fue fantástico, grabé con Vince Giordano, uno de los mejores jazzmen del mundo”, señala: “Tampoco sé si hay un revival. Hay mucha gente aprovechándose de que ahora se le presta más atención a esta música, pero nunca ha desaparecido, siempre ha estado ahí. Yo hago lo que he hecho siempre”.

 Darío Manrique

Leave a Reply